Faro de Ajo y su transformación por Okuda

Asistimos atónitos a la noticia de la transformación del Faro de Ajo de la mano del artista cántabro Okuda San Miguel. Os ponemos en antecedentes sobre todo lo que está pasando, y la polémica generada en redes sociales ante tal aberración.

El Faro de Ajo, como la mayor parte de los faros del mundo, es blanco. Está situado en la parte más septentrional de Cantabria en el Municipio de Bareyo, en la costera localidad de Ajo. Está incluido en el catálogo del Patrimonio Arquitectónico y Arqueológico del Ayuntamiento (2015) con una protección integral.

Se toma la determinación de parte del Gobierno de Cantabria de modificar su aspecto y de la mano del artista Okuda se plantea transformar esta construcción en un Faro Multicolor utilizando 72 colores, en un proyecto que cuesta 75.000 euros, para convertirlo en un atractivo turístico en la región. La fecha prevista para la realización de la obra es en principio el mes de julio de 2020, todavía en plena pandemia por la COVID-19.

La iniciativa cuenta con el beneplácito del Gobierno de Cantabria, el Ayuntamiento de Bareyo y la Autoridad Portuaria de Santander, propietaria de la finca, y tambíén claro está con el de el artista.

El faro se inauguró en 1930 y fue reconstruido en 1980, es, en si mismo a día de hoy un referente turístico para esta bella zona de Cantabria.

Y se desata la mayor de las polémicas, algo razonable, tratándose de una construcción que tiene un valor tanto funcional cómo histórico, y es un reclamo turístico lo suficientemente potente ya, en su estado actual. Consideramos una aberración modificar este Faro, y pensamos si se tomarán este tipo de medidas con el resto de faros de Cantabria.

Después de tomar el pulso de las redes sociales, las distintas plataformas y partidos políticos que se han manifestado mayoritariamente en contra, a fecha de hoy, 1 de Agosto de 2020, leemos en prensa la decisión que se ha tomado:

(El presidente de la Autoridad Portuaria, Jaime González, asegura que «se han escuchado todas las sensibilidades» que causaron el anuncio de esta actuación)

La decisión final, es que el artista culmine su obra durante la segunda quincena del mes de Agosto 2020, y permanezca en vigor durante 8 años, terminado este plazo, el faro volverá a tener su aspecto actual. Coste de la obra 75.000 euros.

Desde nuestro portal turístico, cómo muchos cántabros más, consideramos un auténtico despropósito esta actuación, y más en el momento actual. Nos parece una locura destinar tanto dinero en esta situación, para algo que consideramos absolutamente innecesario, pudiendo destinar esos recursos a cosas realmente importantes, dada el momento actual. El Faro de Ajo es bello en sí mismo, destaca de manera sencilla y humilde en el entorno natural de su costa, y cumple eficazmente con su misión, para qué? nos preguntamos, por qué?

No cuestionamos para nada la valía artística del Sr. Okuda, todo nuestro respeto y admiración, pero las decisiones políticas que afectan a miles de cántabros sí que estamos dispuestos a cuestionarlas. Más, las del plano económico, que para nuestra comunidad autónoma no pinta precisamante de color de rosa.

Un entorno natural debe ser respetado y mimado al máximo, por sus dirigentes y por sus ciudadanos. Respeto a la funcionalidad de su patrimonio, lejos de convertirlo en una atracción turística constante, en un afán especulador sin límites.

La personas que visitan nuestra región admiran sobre y por encima de todo nuestros entornos naturales, nuestras playas salvajes, los bosques, y en definitiva, nuestro mayor patrimonio, que es sin lugar a dudas nuestra riqueza Natural. Y nos pueden creer, somos una plataforma turística digital y sabemos de lo que hablamos.

Invertir dinero en cuidarlo mucho más es nuestra prioridad, y debería ser también la de nuestros políticos.