Municipio de Pesquera

pesqueraCon tan sólo 78 habitantes y 8,9 km2 de extensión, Pesquera es uno de los municipios cántabros más pequeños de la región. Está situado en la comarca de Campoo, a 62 km de Santander y 12 de Reinosa. Su población, que ha sufrido una trayectoria regresiva hasta quedar reducida a una cuarta parte de los residentes a comienzos del siglo XX, se reparte entre su capital, que da nombre al término, y el barrio de Ventorrillo, que se asoma a la carretera N-611, que une Santander con Palencia, atravesando el municipio de norte a sur. El que fuera el tercer núcleo de Pesquera, Somaconcha, está hoy completamente deshabitado.

Precisamente de este último enclave parte el tramo mejor conservado de la calzada romana de Pisoraca-Portus Blendium, lo que evidencia la importancia del municipio como lugar de tránsito histórico, pues paralelo a ella discurrió también en el siglo XVIII el Camino Real de Reinosa. Esta vía antigua de comunicación con la Meseta llegaba hasta Bárcena de Pie de Concha, dejando a su paso la aldea de Mediaconcha (Molledo). Ambos municipios se localizan al norte de Pesquera, mientras su límite suroeste lo ocupa Santiurde de Reinosa y el este, San Miguel de Aguayo.

Las actividades económicas básicas de este término han sido tradicionalmente la ganadería de tipo vacuno y la agricultura, que hoy siguen desempeñando un papel relevante. No obstante, también es frecuente el trabajo en empresas cercanas y las ocupaciones relacionadas con el sector servicios. La riqueza de su patrimonio artístico –en el que destaca la iglesia románica de San Miguel y el rollo de Pesquera– y su belleza natural –a la que se ha añadido un arboretum– hacen que el turismo esté dando un nuevo impulso a este municipio campurriano. En este sentido, uno de sus atractivos estivales es la Feria del Queso, la más destacada de Cantabria, que, desde 1995 y coincidiendo con las fiestas de San Roque, congrega a numerosos artesanos de éste y otros productos típicos, constituyendo una de las señas de identidad de Pesquera, como lo fue también en el siglo XVIII la ferrería de Gorgollón.