Ruta El Faro del Caballo en Santoña

Otra maravillosa es la Ruta para conocer El Faro del Caballo en Santoña. Es un enclave casi inaccesible, al que cuesta trabajo llegar, pero la recompensa es infinita. Una experiencia increíble está al final de la ruta. Descender y contemplar la belleza costera de sus acantilados y la bahía de la Costa Esmeralda tiene premio, te sentirás en el Paraíso.

Elige un día soleado, y ponte en marcha. Cómo casi siempre hay varias formas de hacer la ruta, te contaremos la más sencilla para nosotros. También puedes hacer la visita por mar, hay excursiones por barco, que salen desde Laredo, y Santoña. En las excursiones por mar no puedes acceder al faro, la experiencia es bien distinta

Por eso hemos decidido caminar, y sentir la experiencia paso a paso.

Faro del Caballo Santoña

El Faro del Caballo Historia:

Comenzó a funcionar el 31 de agosto de 1863. El acceso, los escalones escarpados, los colocaron los presos del Cuartel del Presidio de Santoña, abierto entre 1824 y 1924.

El edificio se dividía en dos bloques, el primero de ellos destinado a vivienda del farero (ya demolida) y el otro la torre del faro. La vivienda era de planta rectangular en dos alturas, y la fachada con mampostería revocada, encalada y sillería.

El farero debía llegar a caballo, de ahí el nombre…suponemos…

La torre del faro es de forma cilíndrica, ubicando la linterna (ya retirada) en la parte superior dentro de una estructura prismática acrisolada (ya sin cristales) con cubierta semiesférica. Lo remata un estrecho corredor exterior con barandilla metálica. La altura del plano focal es de 24 metros sobre el nivel del mar y de 13,36 metros sobre el terreno.

En 1993 acaba su historia como faro y deja de estar operativo, sufriendo reiterados actos vandálicos. En la actualidad pertenece a la Dirección General de Costas

En 2013 los reclusos del Centro Penitenciario El Dueso, acondicionaron el entorno y los escalones como parte del proyecto Nácar (Naturaleza y Cárcel).

Ubicación del Faro y Entorno

Se encuentra situado al pie de los acantilados del Monte Buciero, una península de 600 hectáreas que conserva la mejor mancha de encinar cantábrico del país. Forma parte de la entrada a la bahía de Santoña y del Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y el Joyel.

Si te preguntas cómo llegar al Faro del Caballo debes saber que lo escarpado del terreno obliga a acceder por tierra exclusivamente a pie a través de una escalinata de 685 escalones (varía según la fuente) con la que salvar el desnivel. Si el estado de la mar es el adecuado también podrás bajar hasta el mar, utilizando en este caso una escalinata de 111 peldaños. Está permitido el baño. Ayuntamiento de Santoña.

Consejos Prácticos antes de iniciar la Ruta al Faro del Caballo

Aparcamos temprano en la zona del Fuerte de San Martín, (en época veraniega es más complicado), vete equipado con calzado deportivo o de montaña y ropa deportiva y cómoda. Los tramos de ascenso cuestan, ten presente la dificultad (media) si vas con niños pequeños. La ruta transcurre por el monte, no hay bares, ni servicios. Las sillitas de bebé no se pueden utilizar. El camino no está asfaltado, tampoco hay agua, lleva tu picnic y bebida. No tires nada, conserva el entorno, disfrruta con el máximo respeto.

Recomendamos iniciar la ruta no más allá de las 16h. en primavera o verano, y por la mañana en los meses de otoño e invierno. En verano mejor no realizar la ruta los fines de semana, es nuestra recomendación.

Ruta por el Fuerte San Martín y el Mirador Punta/Peña del Fraile

Aparcamos en el Fuerte San Martín, y continuamos recto, llegando hasta un camino de piedra, está bien indicado, bordearemos el Monte Buciero hasta el mirador de la Punta o Peña del Fraile. Ya hemos recorrido 2,30 km en unos 35 min. Continuamos la subida hasta completar la hora de recorrido (kilómetro 3,40) donde encontraremos un cruce. El camino de la izquierda nos indica el camino hacia el Fuerte del Mazo, tomamos el de la derecha nos llevará al Faro del Caballo. Está indicado con señalización vertical de madera. Ya solo quedan unos 15 minutos para finalizar la ruta.

Un momento después estaremos frente al último cruce, en el que eligiremos entre la Batería de San Felipe y el Faro del Caballo. Estaremos frente al primero de los 685 escalones que tendremos que bajar para llegar al faro. La fuerte pendiente, la estrechez y la altura de los peldaños dificultan la bajada. Como ayuda, en casi todo el recorrido hay un cable de acero a modo de barandilla, además de pequeñas zonas de descanso que permiten dejar paso a las personas con las que se coincida en la bajada.

Al finalizar el descenso se encuentra la torre del faro, de forma cilíndrica, donde se puede subir a su cubierta a través de unos pocos escalones interiores en forma de caracol. Si se quiere tocar el agua o darse un baño, hay que bajar otros 111 escalones. El comienzo de estas escaleras está en la parte derecha de la explanada de la torre del faro. Casi a ras de agua hay una cuerda enganchada en la pared de roca, a modo de liana, que sirve a los bañistas para lanzarse al agua.

Unos casi 4 km. después, 80 minutos aprox. y 475 metros de desnivel acumulado, tendrás estas vistas:

Acantilados Faro del Caballo

Ya puedes saber el porqué de nuestro nombre, Costa Esmeralda, y turquesa, olor a mar, y acantilados majestuosos y la naturaleza tan fantástica de la que podemos gozar en nuestra tierruca. Disfruta de tu baño en el Mar Cantábrico.

Ir arriba