Arenas de Iguña

arenas-de-igunaArenas de Iguña es una localidad y municipio español de la comunidad autónoma de Cantabria. Limita al norte con Cieza, al oeste con Los Tojos, al sur con Molledo y Bárcena de Pie de Concha y al este con la Anievas y Corvera de Toranzo. Está situado en la comarca del Besaya, con la presencia del río Besaya, que discurre paralelo a la autovía Cantabria-Meseta. Es una de las localidades del Camino de Santiago del Norte: Ruta del Besaya.

Situado en la cabecera de un valle del interior de Cantabria atravesado por el río Besaya, Arenas de Iguña se extiende por una superficie de 86 km2 entre los municipios de Anievas, enclavado junto al valle de Toranzo, y Los Tojos, con el que limita por el oeste. Recoge por su flanco este las aguas del último tramo del río Casares y en su sector occidental abarca la amplia y abrupta área compremapa de arenas de iguñandida entre Cotero Alto (759 m) y el pico de Navajos (1.064 m), que forma parte del Parque Natural Saja-Besaya. Por su territorio discurren numerosos arroyos que, desde el barranco del río de Los Llares, descienden para alimentar al arroyo de Valdeiguna.

Numerosos restos de castros cántabros y campamentos romanos han sido descubiertos sobre las líneas de montañas que enmarcan el municipio y testimonian la importancia estratégica de este lugar, ubicado en una de las rutas más frecuentadas entre la costa cantábrica y la meseta castellana. La milenaria presencia humana en el valle de Iguña queda patente en su rico patrimonio, que incluye uno de los pocos ejemplos de arquitectura mozárabe de la comunidad, la ermita San Román del Moroso, varios templos románicos y uno de los más llamativos ejemplos de pintoresquismo decimonónico de Cantabria: el palacio de los Hornillos.

El municipio, escenario de la novela El Camino, de Miguel Delibes, cuenta con una población de más de 1.900 vecinos y está localizado entre los núcleos industriales de Los Corrales, Torrelavega y Reinosa, en los cuales trabajan buena parte de sus habitantes. Este hecho ha favorecido a Arenas de Iguña, que no ha visto su paisaje afectado por infraestructuras fabriles, sino que ha centrado su economía en las actividades agropecuarias.