Municipio de Polaciones

polacionesEl municipio de Polaciones, dentro de la comarca Tudanca-Cabuérniga, es, por su especial situación geográfica, uno de los más singulares y rurales de Cantabria. Situado en la parte suroccidental de la región, limita al norte con Rionansa, al sur con Palencia y Hermandad de Campoo de Suso, al este con Tudanca y Mancomunidad Campoo-Cabuérniga, y al oeste con Cabezón de Liébana y Pesaguero. Pertenece al partido judicial de San Vicente de la Barquera.

A lo largo y ancho de sus 90 km2 de superficie se localizan los doce núcleos de población con que cuenta el municipio: Belmonte, Callecedo, Cotillos, La Laguna, Lombraña, Pejanda, Puente Pumar, Salceda, San Mamés, Santa Eulalia, Tresabuela y Uznayo. La capitalidad recae en Lombraña, que se sitúa a 104 km de Santander.

Polaciones cuenta con 267 habitantes, lo cual significa que es de los municipios menos poblados de Cantabria, con una dinámica demográfica altamente regresiva y una edad media muy elevada. A pesar de que se le sigue asociando a la actividad ganadera y agrícola, lo cierto es que este sector ha caído en los últimos años y es el terciario, motivado por el incipiente auge del turismo, el que se ha alzado como principal fuente de riqueza del valle.

Regada por las aguas del Nansa, la comarca conserva una naturaleza espectacular, enmarcada por las sierras de Peña Labra, Peña Sagra y El Cordel, cuyas cumbres superan los dos mil metros. El monumento más sobresaliente de Polaciones son los menhires de Sejos, cerca de Uznayo, que proporcionan además los vestigios más antiguos del término. Destaca, asimismo, la iglesia románica de Lombraña y construcciones civiles como la casa del Padre Rábago, en Tresabuela, y las de los Coroneles, en Puente Pumar. En esta localidad se ubica la sede del Ecomuseo Saja-Nansa.