Municipio de Potes

potesPotes se encuentra en el centro de la comarca de Liébana, lugar de confluencia de los valles de Valdebaró, Valdeprado, Cereceda y La Hermida. Por esto precisamente se alza con la capitalidad de la comarca. Sus 7,7 km2 de superficie limitan al norte con Cillorigo, al sur con Vega de Liébana, al este con Cabezón y al oeste con Camaleño. Con la llegada del régimen constitucional, Potes se constituyó como cabeza de partido judicial, pero actualmente forma parte del de San Vicente de la Barquera.

Ubicado en la parte occidental de Cantabria, el municipio más pequeño de la comarca de Liébana está habitado por apenas 1.600 personas. Al ser el principal foco turístico y centro de interés de la comarca lebaniega, por su proximidad a los Picos de Europa y a numerosos monumentos históricos, la población trabaja mayoritariamente en el sector servicios. La gastronomía de esta villa goza de una gran fama, basada en los productos autóctonos de la comarca: hortalizas, legumbres, maíz, patatas, así como el vino (tostadillo) y el aguardiente (orujo).

La mayor parte del territorio municipal de Potes presenta acentuadas pendientes, con el majestuoso telón de fondo de los Picos de Europa, y sólo aparece una franja llana entre los ríos Deva y Quiviesa, que atraviesan el pueblo. Al abrigo de un microclima de rasgos mediterráneos surge en las laderas bajas un paisaje de huertas y frutales, donde sobresalen los cultivos de la vid. La torre del Infantado, sede del Ayuntamiento, es su principal y más antigua –siglo XV– seña de identidad de un rico patrimonio artístico, del que también forman parte la torre de Orejón de la Lama y la antigua iglesia gótica de San Vicente. Asimismo, conserva una fuerte tradición folclórica, que se manifiesta cada lunes en el mercadillo al que acuden los lebaniegos a comprar los productos típicos, y cuenta con fiestas tan destacadas como la de la Cruz o la del Orujo, declaradas de Interés Turístico Regional.

La Torre del Infantado es el edificio más emblemático de Potes, pues sorprende encontrarse con un torreón de semejante tamaño en un pueblo del norte, que no suelen estar fortificado.

Fue construida en el siglo XIV por la familia Lama, perteneciendo al Señor de Liébana, hermano del rey Enrique II. Tras diversos enfrentamientos por la posesión del señorío, en el siglo XVI fue a parar al Íñigo López, Marqués de Santillana, quedando finalmente en manos de los Duques de Osuna, quienes la vendieron en 1868.

Actualmente es un edificio de exposiciones, con una sala en el sótano usado como galería artística, y las cuatro plantas del interior con la exposición sobre el Beato de Liébana y sus Beatos.

Además, se puede subir a lo alto de la torre, para tener unas excelentes vistas de Potes y de todo el valle. Pero en sí todo Potes es bonito, os aconsejamos que lo visitéis.

potes-02

Mapa de Potes