Playa de Somo

playa-de-somoResulta una playa especialmente cómoda por si amplitud y extensión, por eso es frecuente ver a numerosas familias pasar el día sobre su fina arena. Puesto que da a mar abierto, su fuerte oleaje la hace apropiada para los aficionados al surf, especialmente en la zona que linda con el famoso camping de Latas. Aunque es frecuente ver tramos acotados por banderas que limitan las zonas en las que está permitido el baño.

Al margen de las corrientes, sus orillas permiten largos paseos, especialmente cuando baja la marea, momento en el que se puede llegar a pie más allá de las rocas, hasta la diminuta playa de Los Tranquilos. Por lo general, las aguas de la Playa de Somo son limpias (es difícil encontrar algas) y refrescantes, e incluso cuando no hay corrientes se puede comprobar que son prácticamente cristalinas.

Aparte de su amplitud, otro de los puntos fuertes de esta playa son sus vistas a la bahía de Santander, la Península de la Magdalena, el Puntal y las islas de Mouro y Santa Marina. Un lujo para la vista…

Una curiosidad: cuando hay marea baja, en la parte central de la playa se puede divisar parte del pecio del mercante «Antártico», que lleva encallado en la arena más de treinta años. Por esta razón, el baño en la zona que lo rodea está prohibido.