Nuestra Mitología con Las Mozas del Agua

En nuestro post de hoy rendimos culto a Nuestra Mitología con la leyenda de Las Mozas del Agua. Y es que el Agua ha sido uno de los elementos al que todos los pueblos de toda época han rendido su adoración, por significar fuente de vida y supervivencia. Allí donde había agua los pueblos se asentaban, y los primeros céltas precántabros adoraban todos los elementos de la naturaleza, por tanto, sus mitos homenajeaban este elemento.

Las Mozas del Agua Leyenda de la Motología Cántabra

Y en Cantabria, hay mucha agua, todos sus pobladores a lo largo de la historia, han sentido respeto y cuidado por todos los manantiales, rios y fuentes de agua, desde los Romanos hasta la actualidad. Es comprensible que en nuestra Mitología muchos personajes surjan de las aguas, y muchas leyendas también, como la que os vamos a contar hoy.

La Leyenda de las Mozas del Agua

Según cuenta la Leyenda, y para ubicaros mucho mejor y poder encontrarlas, te podemos contar que viven en suntuosos Palacios en algunas fuentes y ríos de Cantabria.

Son muchachas pequeñitas que se visten con capas de hilo de oro y plata. Tienen rubias pestañas, cejas y pelo que recogen en largas trenzas. En su frente lucen una estrellita azul brillante. Llevan anillos blancos en su mano derecha y en su muñeca izquierda un brazalete de oro con franjas negras. Disponen de una gran riqueza y debido a su belleza, se les confunden con Anjanas, pero en este caso sus poderes son menores.

Sus habilidades para conquistarte

En días de sol salen del agua y extienden sobre la hierba unas madejillas de hilo de oro, que han hilado durante la noche en sus palacios, para su secado. Las Mozas del Agua nunca duermen.

Durante el proceso de secado de las madejillas, se cogen de la mano y bailan y cantan con gran alegría. Durante su baile, brotan de cada pisada unas florecillas que flotan en el aire como espuma, que si algún humano consigue recuperar antes de que se deshagan, será feliz toda su vida.

Las Mozas del Agua Leyenda Cántabra

Cuando las madejas están secas, las recogen y vuelven a sus palacios sumergidos, a veces un joven consigue recoger un cabo suelto de esas madejas, momento en el que las Mozas tiran todas juntas de la madeja y arrastran al muchacho al agua, pero no se ahoga, sino que ellas le llevan a su palacio y le dan el derecho a elegir a la más bella y casarse con ella, por lo que pasan a ser habitantes del reino de las aguas y no volverá a tierra más que una vez, el día más largo del año, día en el que sale de las aguas con su esposa y con ella recorre los senderos de los bosques, dejando junto a un árbol o sobre una roca un anillo, un broche o un collar.

Las joyas son invisibles para todos, excepto para las doncellas honradas y virtuosas, las cuales ven enseguida las joyas y las guardan durante su vida, ya que son una especie de talismán que les confiere la cualidad de curar cualquier enfermedad con el agua de un río o de una fuente. La mayoría de las curanderas de Cantabria deben su poder a una de estas joyas que consiguieron de joven.

Las Mozas del Agua en la actualidad

Las leyendas y nuestra Mitología han transcendido hasta hoy, pasando de boca en boca, y de pueblo en pueblo, también nuestros vecinos de Castilla, han heredado muchas tradiciones hasta la actualidad. Por ello en el límite entre Cantabria y Castilla existe un Salto de Agua que se conoce con el nombre de Salto de Las Mozas del Agua. Montemayor (Salcedillo-Palencia), y son muchas las referencias a esta bonita Leyenda, qué no hace otra cosa que adorar el agua, y homenajearla cómo fuente de vida.

Esperamos que te haya gustado otra de nuestras leyendas, y que te fijes muy bien, en los lechos, y remansos, también en los cauces de nuestros ríos, y fuentes, estamos seguros que haberlas, haílas, Mozas del Agua!!

Ir arriba