La Vijanera

La Vijanera es una mascarada de invierno que se desarrolla en la localidad de Silió, Cantabria (España) el primer domingo de cada año. En el caso de que está fecha coincidiese con año nuevo se traslada al siguiente. Actualmente, la Asociación Cultural Amigos de la Vijanera, encargada de la fiesta, está trabajando en la candidatura de la fiesta como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad junto a otros grupos de España y Portugal. Debido a su popularidad y tradición está declarado como Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Vestimenta:

la-vijaneraEn la cabeza lleva un cucurucho forrado de tela negra, adornada con lazos y rosetones y coronado con crines de caballo, a modo de sujeción lleva un pañuelo blanco atado en su base. Existen variantes recogidas en fotos antiguas en las que este personaje, sustituye el cucurucho por una boina o un pañuelo atado a la frente. La cara la lleva tiznada de negro, para el resto de personajes y a modo de referencia se procede de la siguiente forma: se protege el rostro con una crema que lo hidrate a continuación se puede aplicar un corcho quemado o bien pintura negra, debe darse de forma uniforme ya que con el sudor algunas partes se aclaran. En caso de utilizar el corcho su lavado es más costoso. Al cuello porta un pañuelo de cuadros azules y blancos a modo de corbata.

Sobre los hombros se colocara espuma o trapos con el fin de que el peso y el movimiento no produzcan yagas y rozaduras. Encima vestirá una camisa blanca y sobre esta dos pieles blancas de oveja. Una amarrada a la cintura y otra mayor con agujero en el centro para la cabeza y que cubrirá los hombros el peso y la espalda. Sobre las pieles colgaran normalmente y atendiendo a la edad y envergadura del zarramaco cuatro campanos por delante y cuatro por detrás. Normalmente los superiores son los más grandes y de mayor peso. Éste oscila en torno a los 40 kilos. Existen referencias de un zarramaco en Silió que un año llevo 12 campanos (unos 50 kilos). Su amarre se realiza a la antigua usanza con sogas de cuero mojadas, antiguamente usadas para atar las vacas al yugo y moldeadas hasta que alcancen la forma deseada. Este es uno de los procesos más costosos y que más tiempo llevan dentro de la fiesta por lo que suelen hacer días antes, quedando listos únicamente para colocárselos el día de la fiesta.
Viste pantalones azules de trabajo. A modo de polainas dos trozos de piel de oveja o bien cueros atados con hebillas. Zapatillas blancas de esparto o bien botas de lona. En la mano portarán un porro labrado generalmente de acebo, con tachuelas rematando las púas de corteza. La parte inferior suele ir pintada de negro y barnizada la superior. Actualmente en las Vijaneras modernas suelen salir entorno a 10 o 15 Zarramacos. Antiguamente su Nº era mucho más reducido y solo los hombres curtidos en el trabajo del campo eran capaces de soportar el esfuerzo de danzar durante todo el día.

Personajes del Carnaval

Danzarines blancos: Abren la comitiva, visten de blanco con faja roja y cascabeles a la cintura que mueven al realizar sus saltos.

Danzarines negros: También llamado Zorromoco, lleva traje de saco cubierto de “garabojos”, durante el trayecto va danzando, siendo el encargado de tocar el cuerno y pedir guerra o paz. Existe otro danzarín negro que lleva campanos pequeños.

Saquero: Es el encargado de almacenar lo obtenido en la cuestación, lleva ropas viejas remendadas y saco al hombro, dirigiendo la parte delantera de la comitiva.

Zarramacos: Uno de los personajes más llamativos, cubre su cuerpo con pieles de oveja. En el cabeza, atado con un pañuelo, lleva un cucurucho negro lleno de cascabeles y rosetones y coronado con crin de caballo. Porta generalmente 8 campanos cuatro alante y cuatro atrás. Con su ruido y exhibición de fuerza espanta los malos espíritus.(Entre 15 y 20).

La Zorra: Viste abrigo y sombrero de copa parcheados con remiendos coloridos. Su careta imita el hocico de un zorro. Al igual que el Oso se le identifica con lo maligno.

El Zorrocloco: Lleva el sombrero y el pecho cubierto con pieles, ligeramente tapado con una chaqueta vieja, viste medias y en ocasiones llevaba un cesto con huevos de gallina.

Oso y amo: Simboliza el mal, se zarandea cubierto con pieles de oveja, el amo intenta controlarlo llevando la cara ennegrecida al igual que los Zarramacos. Si la luna estaba llena, el animal volvía a su cubil soltando las almas de los difuntos y el invierno se prolongaba. Por el contrario si se trataba de luna nueva salía. Por eso los encargados de sacar al oso de su guarida (Amo y Zarramacos principalmente), llevan su rostro ennegrecido con el fin de que el animal perciba el exterior lo más oscuro posible y salga.

Gorilona y Húngaro: Las Gorilonas (grande y pequeña) hechas con piel de caballo, son conducidas por el Húngaro; el cual las somete y las hace bailar para regocijo del público.

Viejo y Vieja: Representan el paso del tiempo, llevando en algunas vijaneras un niño recién nacido a cuestas. Además contrasta en la vestimenta con los personajes blancos.

Madama, Mancebo y Marquesito: También conocida como la novia, viste traje blanco adornado con flores y lazos, el novio lleva traje negro con chistera. El Marquesito es un niño vestido de general con sombrero napoleónico. Los “Guapos” visten completamente de blanco, destacando la multitud de puntillas y calidad de sus telas.

La Pepa: Se trata de un mozo con el rostro enmascarado cuyo rasgo principal es que simula cabalgar sobre una mujer vieja, porta palo del que cuelga una vejiga.

Bruja y Zíngara: Llevan caretas amenazadoras, la primera representa el mal, mientras que la segunda posee capacidades adivinatorias.

El Diablo: Encarna los males y su principal misión es la de infundir temor.

Preñá y marido: Son junto con el médico y los enfermeros los encargados de escenificar el parto, la preña dará a luz cada año un animal.

Trapajeros: Suelen estar confeccionados con tiras de trapos, llevan máscara y portan un palo cubierto de las mismas telas que embadurnan en los charcos salpicando a los asistentes. (Entre 5 y 10).

Trapajones: Se incluyen aquí los trajes confeccionados con elementos naturales: Musgo, Hiedra, Paja, Helechos, Berezo, Maíz, Alubias, hojas y cortezas de distintos árboles… (Entre 10 y 15).

Los Pasiegos: Personaje característico de las Vijaneras de preguerra que parodia los usos y costumbres de las gentes en la vecina comarca del Pas. La Pasiega lleva un cuévano en el que guarda un muñeco, mientras que el Pasiego adorna sus pantalones hasta las rodillas con “garabojos” mientras salta por medio de un gran palo.

Las Gilonas: Son personajes vestidos con ropas viejas y caretas amenazadoras.

El Caballero: Es un personaje similar a la “Pepa” que simula un hombre a lomos de un caballo.

La Giralda: Se trata de un gigante con rostro amenazador que supera los 4 metros de altura.

El Ojáncano: Personaje proveniente de la mitología cántabra cuya representación intenta atemorizar al pueblo y cuya presencia se encuentra también documentada en las vijaneras antiguas.

Diferentes profesiones representadas: Médico y enfermeros, Sacamuelas, Fotógrafo, Afilador, Basar, Guardias Civiles…todos ellos realizando distintas funciones sociales.

Otros trajes: el Indiano, los Gitanos, además dependiendo del año se escenifican “comedietas” que parodian al poder establecido, sucesos más comentados…