Iglesia de Santa María de la Asunción

castro-iglesia

La Iglesia de Santa María de la Asunción, en Castro Urdiales (Cantabria), fue construida a principio del siglo XIII, bajo la protección del rey Alfonso VIII de Castilla sus trabajos se prolongaron hasta el siglo XV. Corresponde a un periodo de gran prosperidad económica como puerto de Castilla para el comercio con Francia, Inglaterra y Países Bajos, especialmente desde 1.296 en que Castro Urdiales ostenta la dirección de puertos cantábricos.

Declarada Bien de Interés Cultural en el año 1931 (publicado en la gaceta del 4 de junio de 1931) y publicado en el BOE a fecha de 7 de agosto de 2002.

Se trata de un templo de estilo gótico, presentando la características propias de este estilo: amplias naves, elevadas bóvedas, arbotantes y contrafuertes que soportan el peso del edificio.

La planta es basilical de tres naves con transepto no sobresaliente en planta. La cabecera presenta un tramo recto y otro hemidecagonal. Corresponde al interior con la girola de cinco tramos trapezoidales a los que se abren tres capilla poligonales separadas por espacios rectos. En el siglo XVI se intercaló en uno de los espacios una capilla de planta cuadrada.

A los muros de la iglesa se adosaron una capilla de planta octogonal dedicada a Santa Catalina y una vivienda, otra capilla, la de San José, ya del siglo XIX y la puerta de los Hombres. Las bóvedas de crucería son cuatro plementos en las naves laterales y ocho en la central. Tiene triforio con tracería con columnillas torsas.

La fachada occidental está separada en dos cuerpos por una cornisa con decoración escultórica. Si atendemos a sus torres mochales y robustas con marcados contrafuertes y por la escasa decoración de su fachada occidental nos recuerda al gótico francés con reminiscencias normandas que dominó en las primeras construcciones del siglo XIII.

En su interior se encuentran algunas obras interesantes como la escultura gótica de la Virgen Blanca. Mención especial merece el gran lienzo del Cristo de la Agonía, de Francisco de Zurbarán, en el retablo de la capilla Carasa.

Quieres hacer una Visita Virtual.