Cantabria cuenta con más de 220 km de costa en los que pueden disfrutarse más de noventa playas que cumplen los deseos de los diversos gustos de los visitantes de Cantabria. Grandes, pequeñas, urbanas, agrestes, recogidas y tranquilas o abiertas al Mar Cantábrico.

playas-de-cantabria

Cuando uno visita Cantabria, no puede dejar de visitar sus playas, las cuales estan cubiertas por arenas finas y blancas, le dejamos un enlace donde le damos más información sobre cada playa.

No es por presumir pero en Cantabria puedes encontrar playas de todo tipo. El agua del mar se mantiene por encima de los 20ºC durante el verano, temperatura muy agradable para el baño y actividades náuticas. En cualquier época del año, las playas son espacios muy atractivos para pasear, disfrutar de los intensos perfumes marinos y observar el movimiento de las mareas, que ocasionalmente puede superar los cuatro metros de desnivel.

Las playas de El Sardinero, ubicadas en el núcleo urbano de la ciudad de Santander destacan por su belleza además de ser unas de las más visitadas.

Totalmente distinta es la playa de Oyambre, situada en la costa occidental, junto a la desembocadura de la ría de La Rabia y en pleno parque natural que lleva su nombre. Se caracteriza por ser una de las mejor conservadas de la región. Destacan sus impresionantes dunas, cita obligada para aquellos que disfrutan de los paisajes naturales.

Y como ejemplo en la costa oriental, se encuentra la playa La Salvé, en la localidad de Laredo. Se trata del arenal más extenso de todo el litoral cantábrico.

Cantabria cuenta con algo más de doscientos kilómetros de litoral, extensión que encierra una gran diversidad paisajística. En su perfil costero se alternan acantilados abruptos, pequeñas islas, estuarios profundos, espaciosas bahías y preciosas playas. De los seis espacios naturales protegidos de la región, tres se hallan ligados directamente al litoral: el Parque Natural de Oyambre, El Parque Natural de las Dunas de Liencres y el Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel.  La línea de costa cántabra presenta una interesante red de faros situados en atalayas y cabos. En sus inmediaciones se asientan animadas villas marineras en las que historia y turismo se funden en respetuosa armonía. En este vasto espacio, coloreado por el reflejo de un cielo hermoso y cambiante, se desarrollan una amplia gama de actividades de recreo (pesca, buceo…) o deportivas (vela, remo, surf, windsurf, kitesurf…), que contribuyen a diversificar y enriquecer el entretenimiento vacacional en nuestra región.

Cerca de un centenar de playas de alto valor natural y paisajístico se suceden en el perfil costero de Cantabria. Pequeñas y recoletas calas comparten el ambiente marino con amplios arenales; en ambos casos, los entornos que las circundan son excepcionales: verdes praderías, suaves colinas o encrespadas montañas. La mayoría son de fácil acceso con la salvedad de unas pocas lo que, por otra parte, ha propiciado su mejor conservación. Entre las pequeñas, destacan por su inigualable encanto: Berellín (Prellezo), encajada entre rocas y vegetación; Santa Justa (Ubiarco), con una preciosa ermita acostada entre los pliegues del cantil; Portio, La Arnía,

Somocuevas y Covachos, por sus escarpados acantilados, enclavados en la denominada “Costa Quebrada”. Entre las más extensas, la salvaje Langre, las familiares Comillas y Laredo, la espectacular Berria o los rocosos arenales de Noja e Isla aportan bellos enclaves de disfrute entre las aguas. Destaca la gran cantidad de playas aptas para la práctica del surf. Somo y Loredo, en Ribamontán al Mar (primera reserva de surf de España); Valdearenas y Canallave, en Piélagos; Los Locos, en Suances; y Merón, en San Vicente de la Barquera, son algunos de los mejores ejemplos de un deporte en el que Cantabria es pionera en España.

Mapa con Playas de Cantabria